Crítica Literaria: Alcatraz contra los Bibliotecarios Malvados II: Los Huesos del Escriba



Alcatraz-2-1-1-01

.

Por Pamela Rojas. Inspiradora de lectores en la Biblioteca Libre.



Ya se los había dicho anteriormente: de los bibliotecarios no hay que fiarse. Por irme de lengua en una reseña anterior y explicar que Brandon Sanderson no es más que una falsa identidad -como Clark Kent para Kal-el-, me han dejado encerrada en la bodega de la biblioteca con todos los libros piratas y ediciones del terror que nos llegan. Fue horrible.

 

Y como es probable que no recuerden nada de los secretos revelados anteriormente, les dejo el link a la reseña mencionada para que nos pongamos en sintonía y sepan de qué hablo.

 

Me costó salir, pero una tiene que sembrar la semilla de la resistencia y explicar las cosas como son, aunque después quede como una loca salfatista ante ustedes o mi vida corra peligro entre los Bibliotecarios. Es mi deber revelarles que somos la parte ignorante de una gran conspiración de Bibliotecarios malvados. Ellos han mantenido el mundo tal como lo conocemos ahora: ignorante, llenándonos de conocimientos que no son más que inventos de ellos mismos para ocultar la existencia de los Reinos Libres; esas tierras llenas de magia y tecnología fantástica y desconocida.

 

Pues bien, ya con un poco de contexto puedo comentarles que ya me ha llegado la segunda parte de la biografía de Alcatraz Smedry, esa que venden en las librerías de este mundo en la sección de fantasía, bajo el nombre de Alcatraz contra los Bibliotecarios Malvados: Los Huesos del Escriba. Y debo decir, que Alcatraz, a.k.a. Brandon Sanderson, nos ha sorprendido con una narración exquisita nuevamente. Constantemente nos interpela como lectores al romper la cuarta pared, nos explica sus procesos creativos y nos juega más de alguna broma pesada para hacernos entender que en realidad él no es el héroe del que todos hablamos. Si me preguntan a mí, no creo que sea malo ni mal intencionado, sino que en realidad es tan humilde que se disfraza de alguien malo para que no sintamos cariño alguno por él, o bien, que carga con una culpa tan grande que no se siente digno de ese cariño. Sea lo que sea, al menos en este tomo de su autobiografía no lo revela.


La historia que se aborda en Los Huesos del Escriba, se sitúa tan solo unos meses después de que Alcatraz, ese niño que había pasado de hogar en hogar sin encontrar una familia definitiva que lo quisiera tal cual es y con su espectacular Talento: romper cosas, se enterara de que tenía un abuelo, un padre al que se le había perdido el rastro y una madre un poco malvada.

 

El muchacho debe huir a los Reinos Libres junto con su abuelo, pero son perseguidos por los Bibliotecarios malvados, debiendo separarse. Como el talento del abuelo Smedry es llegar tarde a todo (incluso a las balas o su propia muerte), no logran reunirse en el aeropuerto. Alcatraz ha sido acorralado por un ser cuyo cuerpo está mutilado y completado por partes mecánicas, y cuando parecía que estaba todo perdido, Bastille, la joven caballero de Cristalia que lo acompañó en su anterior aventura, logra sacarlo de la loza del aeropuerto y llevarlo sobre un increíble dragón de cristal.

 

Una vez a salvo, conoce a nuevos miembros de su familia: Kazan, el hermano de su padre que tiene el talento de perderse y Australia, su prima, cuyo talento es despertar con una apariencia horrible. Sin embargo, nadie sabe dónde puede estar el abuelo Smedry. Tras mucho esfuerzo, Alcatraz logra contactarse con el viejo a través de unos lentes de mensajero que solo los oculantistas pueden ocupar y su mensaje solo trae más confusión: ha ido a la Biblioteca de Alejandría, uno de los lugares más peligrosos manejado por los Bibliotecarios. Alcatraz no pierde tiempo y dirige al grupo en busca de su abuelo, aunque su corazón este lleno de dudas, pues ya se habían metido en un tremendo lío al ingresar a la Biblioteca de la ciudad en la que vivía. Por si fuera poco, recibe una revelación un poco inquietante: los custodios de esa biblioteca son los Conservadores, una especie de secta de muertos vivientes que se quedan con tu alma una vez que sacas un libro de su estante. ¿Qué ha podido llevar hasta allá al abuelo Smedry? ¿Alcatraz podrá salir victorioso de una visita a la más grande, importante, histórica y peligrosa biblioteca del mundo?

 

Si te ha gustado la serie Alcatraz, que los Bibliotecarios Malvados señalan como literatura fantástica y juvenil, me alegra comentarte que tendrá otras dos entregas bajo el sello B de Blok: Los Caballeros de Cristalia, cuyo primer capítulo puedes leer al finalizar Los Huesos del Escriba, que como siempre te deja con ganas de más, y Las Lentes Fragmentadas.

Alcatraz contra los Bibliotecarios Malvados II: Los Huesos del Escriba. Brandon Sanderson. B de Blok, diciembre 2016. 336 páginas.


¿Te gustaría leer este libro?
 
¡Los amigos de Ediciones B invitan! Solo déjanos un comentario y ya estarás participando por un ejemplar. El sorteo lo haremos el viernes 3 de febrero de 2017. El ganador será publicado en esta página, por lo que es responsabilidad de cada persona estar atento a la fecha del sorteo y publicación del resultado.