Crítica Literaria: Alma


Matías Correa nos invita en su última novela a releernos a nosotros mismos, no desde el lente autobiográfico, sino más bien desde las historias de todos aquellos que nos rodean.


Alma-small-01

.

Por Carlos Mancilla. Bibliotecario en la Biblioteca Libre.



Ene es la hermana menor de la familia Lorca y a sus prematuros 30 años de edad, ya presenta síntomas inequívocos de Alzhéimer, o en estricto rigor, una versión prematura llamada el Mal de Searle. Enfermedad que no es novedad en el clan Lorca, pues su papá lleva años cargando con la misma. A raíz de esto, Ene le encarga a su novia que le cuente a Alma, la hija que tienen, sobre su historia y la de su familia: su desmemoriado padre pintor; su extravagante madre emprendedora; y sus hermanos mayores, un neurobiólogo y un mago de oficio.

En el relato biográfico que se toma todo el libro, se van desprendiendo las historias particulares de cada integrante de la familia. Ene junto a su madre trabajan en su propia empresa, la cual a pedido de cada cliente, elabora la biografía póstuma de cada uno. Ene no es nunca la protagonista de ninguna historia, sino más bien es un narrador omnisciente que en base a sus recuerdos y su punto de vista, va desarrollando la trama de cada personaje. Nos enteramos a través de ella de la crisis matrimonial de sus padres a raíz de la enfermedad que acosa al papá, la personalidad introvertida de su hermano mayor y las excentricidades de su hermano mago, el Asombroso Doctor Lorca.

Es este último quien se roba gran parte del protagonismo de la historia, adentrándose en su relación con su hermana, quien sirve de ayudante en los espectáculos de magia, y con su hermano mayor, con quien tiene escaso contacto desde que este último se fuera a estudiar y trabajar a Europa. Su vida sufre un radical e irreversible cambio cuando, basado en los trabajos que realiza la empresa de su madre, elabora el que sería su truco más espectacular y exitoso de su carrera.

Alma es una novela que como toda biografía sigue una estructura temporal, mas no narrativa, pues escurre de historia en historia, sin pausas ni horizonte definido, como si justamente se tratase de un relato oral de un adulto a un niño. En ese sentido, no pretende ser cuidadoso en los detalles ni menos ordenado, aun cuando sorprende la capacidad de observación de Ene. Lo especial de este libro no está en la historia de la familia Lorca, aunque las excentricidades abundan, sino en poner como protagonista principal a la memoria. Algo que se valora solo cuando estamos a punto de perderla.

Matías Correa nos invita en su última novela a releernos a nosotros mismos, no desde el lente autobiográfico, sino más bien desde las historias de todos aquellos que nos rodean. La vida vista desde un objetivo gran angular, hablando en términos fotográficos, se presenta mucho más rica y significativa, y quizás así como Ene, vale la pena contarla a nuestros hijos.

Alma. Matías Correa. Literatura Random House, octubre 2016. 254 páginas.

 



¿Te gustaría leer este libro?
 
¡Los amigos de Me gusta leer invitan! Vamos a dejar un ejemplar disponible en nuestra biblioteca del barrio Bellas Artes (Santo Domingo 588, 2º piso). Revisa las normas de intercambio si te lo quieres llevar.