Crítica Literaria: Canción para caminar sobre las aguas


La trama es completamente adulta, no solo porque tenga contenido erótico, sino que además apela a situaciones límites y complejas. Es una novela para sentir y vivir en carne propia, puesto que ese siempre es el legado que deja el autor, quien retrata parte de sus experiencias fácilmente identificadas en este caso en la figura de Brandon.


Canci%c3%b3n_small-07

.

Por Escriba de Avalon. Sígueme en http://escribadeavalon.cl



Hernán Rivera Letelier es uno de nuestros grandes escritores nacionales. Su obra destaca por ser íntima y emotiva. Esto se debe a que el autor pone gran parte de sus experiencias personales en sus historias, las cuales, por lo general, tienen que ver con la vida en las salitreras en el norte del país.

Canción para caminar sobre las aguas no obstante, es un poco diferente a la mayoría de las obras del autor. Cuenta las experiencias de tres hippies llamados Brandon Taberna, Cristo Pérez y Jerónima Monroe, que hacen gala a sus estrafalarios nombres en la localidad de Arica durante el año 1973.

Brandon y Cristo son buenos amigos, se ganan los pesos para comer limpiando autos y barcos de vez en cuando, duermen en donde pueden, y a veces, para escapar de los policías, duermen dentro de una sofocante boya varada en la playa. Brandon vivió gran parte de su vida en una salitrera, pero las monótonas horas en la pampa le impedían conocer el mundo y las cosas que en él se mueven, por lo que un día decidió vender todas sus pertenencias y salió a recorrer la carretera para vivir plenamente, sin ninguna atadura, lo cual implica incluso no usar collares ni amarras en sus vestimentas. Brandon es un hippie férreo, artista y de espíritu libre. Cristo por su parte, es todo un misterio, sabe mucho de todo y predica su “evangelio de las cosas simples” que resulta ser toda una alegoría a la libertad con tintes cristianos, por lo mismo siempre anda con una Biblia a la cual solo en muy contadas y especiales ocasiones le arranca alguna hojita del Apocalipsis para hacer un cigarrillo. Todo esto le confiere un aspecto muy curioso ya que su imagen se asemeja muchísimo a la idea que tenemos de la apariencia de Jesús. Cristo será el hippie espiritual y “volado”.

Jerónima proviene de Santiago, es una chica regordeta que se ha hecho hippie de forma reciente. Abandonó su cómodo hogar compartido con una tía en la capital, para viajar hacia Lima y ver la forma de encontrar a su padre ausente desde que era una bebé. Jerónima es altamente liberal con su sexualidad y su forma de vivir, ella representará la clásica imagen que tenemos del mundo hippie. Recurriendo a todo tipo de favores ha logrado llegar hasta Arica sin dinero alguno, pero con la fiel compañía de su mascota Joe Dimaggio, un ratoncito blanco muy inteligente.

Brandon y Cristo encontraron a Jerónima muerta de hambre a los pocos días de su arribo, así que le echaron una mano; al poco tiempo ella se convirtió en parte del grupo y además, en la pareja de Brandon. Esto resulta un tanto molesto para Cristo que está algo cansado de sus constantes encuentros amorosos sin pudor alguno.

Tras una serie de vivencias en común, nuestro trío hippie preparará un viaje hacia el sur del país como mochileros. La idea es descubrir todas las maravillas que el mundo les pueda ofrecer a estos espíritus libres. Nuestros personajes parecen en todo momento estar ajenos a los acontecimientos que se viven en el país, pareciera que flotan en una realidad propia y diferente, pero lo cierto es que es muy difícil abstraerse complemente a lo que acontece en la sociedad que está pronta a vivir el fin del Gobierno de Salvador Allende producto del Golpe Militar. Los problemas de desabastecimiento y luego, las detenciones militares y policíacas, pondrán en más de una ocasión en aprietos al grupo.

Esta novela reboza sentido del humor, erotismo y emotividad. Nos lleva a experimentar una época conflictiva de nuestra historia desde una óptica muy diferente a lo acostumbrado. Los personajes vivirán una suerte de anti-viaje del héroe, pues en vez de encontrar un futuro luminoso y grandes aventuras, pareciera que el pasado pesará más, sobre todo para Jerónima y Cristo, quienes tal vez no sean hippies de corazón como ellos mismos creen. El compañerismo se verá en tela de juicio en más de una ocasión hasta el punto final que será el Golpe de Estado. ¿Sobrevivirá la amistad?

La trama es completamente adulta, no solo porque tenga contenido erótico, sino que además apela a situaciones límites y complejas. Es una novela para sentir y vivir en carne propia, puesto que ese siempre es el legado que deja el autor, quien retrata parte de sus experiencias fácilmente identificadas en este caso en la figura de Brandon. Sin duda una novela que dejará huella en el lector.

  

¿Te gustaría leer este libro?
 
¡Los amigos de Me gusta leer invitan! Solo déjanos un comentario y ya estarás participando por un ejemplar. El sorteo lo haremos el domingo 18 de octubre. El ganador será publicado en esta página, por lo que es responsabilidad de cada persona estar atento a la fecha del sorteo y publicación del resultado.