Crítica Literaria: Cielo Fosco


La lectura de Cielo Fosco seguramente gustará mucho a todos quienes han leído a los grandes autores de la literatura contemporánea latinoamericana, pues la pluma de Ricardo está llena de sus influencias.


Cielo_fosco_small-02-01

.

Por Escriba de Avalon. Sígueme en http://escribadeavalon.cl



Cielo Fosco es un libro que capturará nuestra atención desde el primer momento. Una portada de llamativo color amarillo, con la caricatura de un caballo usando un monóculo y tomando una taza no pasan desapercibidos. Si bien es cierto nunca hay que juzgar a un libro por su portada, en este caso tanto el título como la ilustración nos están dando señas de lo que encontraremos dentro de esta obra.

Una narrativa fresca y novedosa, así como también irónica, será la tónica presente en estos once relatos breves, producto de la pluma de Ricardo Elías, un escritor chileno emergente.

Si nos apegamos a la definición de fosco, se nos vendrá a la mente un cielo brumoso, oscuro y casi caótico. Pues bien, precisamente esa es la idea central que une a estos once relatos aquí presentes. Son nubes cargadas de una lluvia que al caer en terrenos y situaciones cotidianas, las transformarán de un momento a otro en fantásticas. Un viaje en locomoción colectiva, las vivencias de un sepulturero, la sequía en un pueblito sureño resuelta con vino, los sueños de un funcionario público, un funeral y otras situaciones, serán el contexto perfecto en donde el autor dejará fluir su imaginación transformando la realidad completamente, con un sentido del humor a veces ácido, a veces irónico y crítico.

La lectura de Cielo Fosco seguramente gustará mucho a todos quienes han leído a los grandes autores de la literatura contemporánea latinoamericana, pues la pluma de Ricardo está llena de sus influencias. Esto no quiere decir que estamos en presencia de una copia o un remedo a Borges, Juan Rulfo o García Márquez sino que Ricardo se ha nutrido de ellos para crear una nueva narrativa que consigue atrapar al lector.

Los relatos podrían dividirse en dos partes. La primera tiene que ver con una narrativa más luminosa, la lluvia suave, en donde tendremos historias protagonizadas por hombres comunes pero que tendrán que vivir situaciones extremas o raras. En ellas se pondrá de manifiesto la habilidad con la que Ricardo maneja el humor negro. En la segunda parte del libro, los cuentos se vuelven más oscuros y turbios, es la lluvia fuerte, en donde el autor se la jugará por relatos que bailarán entre la metafísica y lo onírico pero sin dejar de lado su característico humor. El cuento que da título a esta antología es el ejemplo perfecto de esto: un hombre/caballo es sometido a un juicio en una realidad que no reconoce. Ricardo Elías juega con esa ambigüedad de forma inteligente: ¿era un hombre que se convirtió en caballo, o un caballo que soñó ser hombre?

En lo personal lo que más me gustó de la obra de Ricardo Elías es su sentido del humor y la crítica en general. Los cuentos “La última palabra”, “Josecito” y “Para acabar con un carnicero y un taxista” fueron los que más llamaron mi atención. La última palabra hace una crítica a la burocracia en general con toques de humor negro a raudales, todo condimentado con las experiencias de un sepulturero muy particular. Josecito trata de un funeral en donde nadie dice mucho pero donde todos sufren bastante. Un hombre que viene a presentar sus respetos trata de reconstruir quién era ese niño que ha tenido la desdicha de fallecer pues (y cito) “… al parecer las personas no son tan importantes mientras comen y respiran”. Este afán de desentrañar la personalidad del pequeño fallecido le acarreará más de algún problema. Finalmente Para acabar con un carnicero y un taxista, que resulta ser además el último cuento de la colección, pone de manifiesto la capacidad creativa del autor. Dos hombres con oficios de lo más normales se enfrentarán a una situación salida de toda lógica, con persecuciones y grandes tintes de humor.

No obstante, toda la ironía y el humor negro que caracterizan a gran parte de estos relatos, puede a veces jugar en contra de la obra, ya que las historias más potentes pierden un poco de profundidad y seriedad. A la hora de equilibrar, a pesar del abuso del absurdo, vale la pena rescatar el atrevimiento del autor en ese sentido. Puliendo estos detalles, Ricardo Elías dará que hablar en el futuro en la literatura nacional.

 

¿Te gustaría leer este libro?
 
¡El autor lo regala autografiado! Solo déjanos un comentario y ya estarás participando por un ejemplar. El sorteo lo haremos el jueves 5 de noviembre. El ganador será publicado en esta página, por lo que es responsabilidad de cada persona estar atento a la fecha del sorteo y publicación del resultado.