Crítica Literaria: Diabólica



Diab%c3%b3licapeque%c3%b1a

.

Por Pamela Rojas. Inspiradora de lectores en la Biblioteca Libre.



Los amigos de Me gusta Leer nos han hecho llegar un ejemplar de Diabólica de S. J. Kincaid y queremos compartir nuestras impresiones con ustedes.

Némesis creció junto a Sidonia, la hija del Senador Impyrean. Y aunque Sidonia siempre la trató como su igual, como una amiga, Némesis conocía claramente su rol: ella es solo un arma letal de apariencia humana, programada para proteger a quien fuera vinculada. Cualquier amenaza que rodeara a Sidonia Impyrean, Némesis la combatiría a muerte. Su vida y su propia existencia se justificaban en pos del bienestar de la joven.

La historia se sitúa en una sociedad imperial, cuya nobleza vive en naves espaciales que recorren el universo, alejados de la vida planetaria, libre de los efectos de la radiación y enfermedades. Tanto el emperador como los senadores galácticos cuentan con estos privilegios y una tecnología que les permite crear todo aquello necesario para subsistir en el espacio: sirvientes, naves con bellos y perfectos jardines, animales salvajes alterados genéticamente para que sean tan dóciles como un perro y máquinas que les permiten alterar su apariencia física. Además, existían criaderos donde crean a los llamados diabólicos: seress de apariencia humana con alteraciones genéticas de fuerza sobrehumana y programados para exterminar cualquier amenaza para la persona a la que fue vinculada. Como Némesis. No obstante, aquella tecnología no ha sido mejorada desde hace muchos años atrás. Todo se estancó cuando el Helionismo (la religión del imperio) surgió en la nobleza, declarando la búsqueda del conocimiento, las ciencias y las matemáticas como una herejía.

A juicio de Némesis y de la madre de Sidonia, el Senador Impyrean no se preocupa del bienestar y seguridad de la familia al formar parte de un grupo que se rebela al emperador. El padre de Sidonia cree firmemente en la necesidad de volver a centrar la atención de la sociedad en las ciencias, sobre todo si se desea seguir subsistiendo, pues la tecnología comienza a fallar y no hay nadie capaz de repararla. El emperador es consciente de los movimientos del senador y ya ha puesto el ojo en la familia.

En ese contexto, la madre de Sidonia recurre un día a Némesis con una curiosa orden. Ha llegado una solicitud de la corte del emperador requiriendo la presencia inmediata de Sidonia y su madre cree que se trata de una estrategia para amedrentar al senador por sus herejías y quebrar su voluntad. Némesis tendrá que ir en su lugar.

La diabólica tendrá que aprender a comportarse en la corte del emperador, fingir que es Sidonia y lo más complicado de todo: fingir que es una persona con todo lo que eso implica. Al ser una diabólica no es capaz de sentir empatía, ni amor, ni compasión, ni ser amable, ninguna clase de sentimiento que te haga humano. ¿Podrá, entonces, fingir apropiadamente?

Al llegar a la corte, Némesis deberá esconder su verdadera identidad a como de lugar, controlar su fuerza desmedida y las características propias de los de su especie, enfrentándose a una serie de conspiraciones, intrigas y traiciones, que a la larga le permitirán ir descubriendo quién es ella realmente.

Diabólica de S. J. Kincaid, es una novela intensa y autoconclusiva inserta dentro de la ciencia ficción. Contrario a lo que estoy acostumbrada en las novelas de este género -densos párrafos que describen al detalle todas las tecnologías que se utilizan en la novela- me resultó amena y ligera su lectura, pues la trama te atrapa con las intrigas de la corte y personajes cuya fortaleza espiritual te sorprenden en cada momento. Las páginas pasaron rápido y aunque el final me dejó con gusto a poco, no deja de ser una novela reveladora. Pone sobre la mesa temas existencialistas, religión versus ciencia y reflexiones sobre la posibilidad de tratar como personas a aquellos seres creados producto de la tecnología humana. S. J. Kincaid mezcla todo en su justa medida y logra una novela que, además de disfrutar de su historia, te invita a reflexionar sobre la construcción de la identidad personal en contraste con las exigencias de la sociedad. 

Diabólica. S. J. Kincaid. Alfaguara, 2017. 430 páginas.

¿Te gustaría leer este libro?
 
¡Los amigos de Me gusta leer invitan! Solo déjanos un comentario y ya estarás participando por un ejemplar. El sorteo lo haremos el viernes 2 de junio de 2017. El ganador será publicado en esta página, por lo que es responsabilidad de cada persona estar atento a la fecha del sorteo y publicación del resultado.