Crítica Literaria: El Doctor Cadáver


En esta reseña quisimos salir de la fantasía en la que estábamos insertos en las últimas semanas y nos hemos adentrado en las páginas de 'El Doctor Cadáver', thriller ambientado en una ciudad fronteriza de Francia a finales del siglo XIX.


Cada%cc%81ver-largo-01

.

Por Pamela Rojas. Inspiradora de lectores en la Biblioteca Libre.



Cécile Montaine, una bella y ávida muchacha, había desaparecido hace dos semanas atrás y es encontrada muerta en la puerta de su casa por su propio hermano. Ante tal hallazgo, el comisario de la ciudad debe dilucidar si se trata de un homicidio o una muerte natural y recurre a las habilidades del doctor Albert Karno, un hombre viudo y gran médico. Pese a sus grandes habilidades, su renombre no se debe a su capacidad para sanar a los vivos, sino más bien, en sus capacidades para entender la muerte. De allí el sobrenombre con el que lo conocen en la ciudad: Doctor Cadáver.

Sin embargo, ambos hombres se ven enfrentados a una gran dificultad. La familia de la muchacha se niega a autorizar la autopsia, pues por sus creencias lo consideran impropio y vejatorio. Por lo tanto, el doctor debe trabajar sin intervenir apenas en el cuerpo, recurriendo a su capacidad de observación y análisis. Aquello le permite detectar la presencia de unos ácaros desconocidos en las fosas nasales de la joven.

Mientras realizan todas las diligencias para descubrir si los ácaros tienen alguna relación con la muerte de la joven, el cura que ofició su funeral muere en circunstancias extrañas y todo parece indicar que en su cuerpo se alojan los mismos ácaros que se hallaban en la joven. ¿Se tratará de una epidemia? ¿Estarán relacionadas de alguna forma las muertes? Si estuvieran relacionadas, ¿cuál sería el vínculo entre ambas?

El relato está contado en primera persona desde la perspectiva de Madeleine Karno, la hija del doctor. Maddie es una joven de veintiún años, perspicaz, inteligente, con talento para el dibujo y las mismas habilidades de su padre en medicina. No obstante, en su condición de mujer joven de buena familia debía mantenerse al margen siempre, a la sombra de su padre, pues no es propio de una dama inmiscuirse en las ciencias, un mundo al que sólo podían acceder los hombres en aquella época.

Su padre sufre un accidente que lo deja incapacitado un tiempo, por lo que Maddie debe hacerse cargo de sus cuidados y recados, y por ende, debe comenzar a colaborar activamente en los casos que llevaba el doctor. Es en ese momento cuando la joven hace gala de todas sus habilidades, aunque debe luchar contra los cuestionamientos continuos de la sociedad que la rodea, ingeniándoselas para mostrarse ante ellos como lo que esperan que sea, mientras logra inusitados avances.

Escrita por la danesa Lene Kaaberbøl, El Doctor Cadáver es una novela de misterio con una prosa sencilla de rápida y amena lectura. Aunque fue grata la experiencia, siento que el título de la obra y algunos pasajes no le hacen justicia a su protagonista, que está lejos de ser el mismo Doctor Cadáver. Es su hija quien se roba las miradas y, si bien, se entiende la indiferencia de los personajes varones en ella por su condición de mujer, la misma autora le baja el perfil y sus aspiraciones al resolver determinados conflictos ya casi al final del relato. No obstante lo anterior, no deja de ser una grata lectura para este verano, cargada de misterios que más que esclarecerse, pareciera que solo se complican.

El Doctor Cadáver.
 Lene Kaaberbøl. La Trama, 2013. 352 páginas.


¿Te gustaría leer este libro?
 
¡Los amigos de Ediciones B invitan! Solo déjanos un comentario y ya estarás participando por un ejemplar. El sorteo lo haremos el viernes 20 de enero de 2017. El ganador será publicado en esta página, por lo que es responsabilidad de cada persona estar atento a la fecha del sorteo y publicación del resultado.