Crítica Literaria: Hamellion



Hamellion-small

.

Por Pamela Rojas, Inspiradora de lectores en la Biblioteca Libre.



Me gusta que en nuestra biblioteca podamos darles cabida a autores nacionales. Hace unas semanas llegó a mis manos Hamellion de Pablo Rumel Espinoza y debo decir que la contraportada llamó bastante mi atención, pues prometía bastantes cosas, demasiadas tal vez, como “mutantes anarco-filo-fascistas” llenos de delirios.

La historia corresponde a una narración en primera persona del protagonista y ocurre en un mundo que sobrevivió a la Gran Catástrofe, de la que no se sabe mucho, pero se cree que gatilló a esta nueva sociedad. Se trata de una narración distópica ambientada en una ciudad futurista, llena de tecnología y hologramas, dirigidas por empresas multinacionales, pues los gobiernos han caído. Un ser del que no sabemos su nombre, pero sí sus más profundas reflexiones acerca del mundo en el que vive es el protagonista de la historia. Se trata de un joven que por distintas razones posee múltiples malformaciones, siendo considerado un mutante. Esa característica suya le valió el desprecio de la sociedad en la que se encontraba inmerso. Un rechazado social del cual algunos hacían irrisión y otros se alejaban con asco. Ni siquiera su propia Madre parece tenerlo en mucha consideración. Sentada frente a su retrotelevisor que no deja de mirar, apenas le dirige la palabra. Es en ese contexto que, lleno de odio y resentimiento, el protagonista comienza a planificar la destrucción del mundo y la humanidad para vengarse. Su mente es un vendaval de alocadas ideas, unas horribles y otras terriblemente crueles. ¿Qué más se puede esperar de una mente que ha sufrido el desprecio de la sociedad en la que se ha formado solo por ser diferente? Sin embargo, cada uno de los experimentos que este mutante hace para llevar a cabo su venganza eran inofensivos. Era incapaz de hacer un daño real y terrible, era un completo inútil y fracasado. Su único logro fue transformar en mutante a una pobre rata tras una serie de experimentos fallidos.

Con la moral por el suelo, el protagonista decide que es una excelente idea buscar algún trabajo. Y lo encuentra en la compañía de viajes BLAST. Una agencia que prometía viajes soñados a realidades paradisiacas. Si bien el protagonista nunca había salido de la ciudad de Hamellion, es contratado por Juan Morgado, el presidente de esta compañía, pues considera que es un excelente elemento, justo lo que anda buscando y le encarga la siguiente labor: encuestar a los ciudadanos de Hamellion para conocer qué es lo que desean y esperan en un viaje, los lugares a los que les gustaría ir si pudieran hacer todo posible. La idea es que encuentre personas que piensen distinto, aquellas que soñaban con algo más que una isla paradisíaca, o una velada en las montañas. Tenían que ser aspiraciones únicas y diferentes a las ya conocidas y trilladas ideas sobre el viaje. De esta forma, nuestro mutante sale en busca de personajes bizarros de los cuales obtener ideas novedosas y es, realizando esa búsqueda, que termina en un hospital geriátrico. Tenía la idea que tal vez estas personas, con una idea trastocada de la realidad podrían ayudar a llevar un buen informe a su jefe, pero llega fuera del horario de visitas y su paso es denegado. Sin saber muy bien qué es lo que hace, sigue a un hombre que ingresa por la parte de atrás del hospital, pero lo detiene una explosión y el ataque de perros robóticos que persiguen al hombre. En la confusión, el hombre lo ayuda a huir y una vez alejados del peligro, nuestro protagonista decide encuestar a este nuevo personaje. Las respuestas que obtiene son alucinantes, pues el sujeto al que luego llamará Pálido, le da toda una cháchara sobre el viaje interior, y las infinitas posibilidades de realidad. Sin embargo, tras su fortuito encuentro, comienzan a suceder extrañas situaciones que sacarán al protagonista de su cotidianidad, para sumergirlo en un caos metafísico incomprensible.

En esta novela de Pablo Rumel Espinoza publicada en noviembre de 2016 por Contracorriente Ediciones, muestra su crecimiento como escritor. Tuve la oportunidad de leer Atentado Celestial (reseña acá) y siento que su narrativa mejoró bastante. Sin embargo, Hamellion no logra convencer. Es un pupurrí recargadísimo de temas y, como dice el dicho: el que mucho abarca poco aprieta. Fueron las 194 páginas que más días me he demorado en leer, pues es muy poco digerible. A ratos la novela tiene escenas de acción sacadas del animé más bizarro de ciencia ficción, mezclado con el cyberpunk y un futuro medio postapocalítico, generando una confusión horrorosa. Es una propuesta no tan bien lograda, en la medida que la sobrecarga de temas y el caos reinante en la sociedad descrita por la narración, no ayudan a comprender del todo la novela. Realidades paralelas sumado a marcianos o humanos que vienen del pasado o del futuro a reconquistarnos, que la sociedad de este mundo es el sueño de alguien más, que un perro parlante guerrillero que se reencarna y da consejos de cómo enfrentar la rebelión, mientras que el protagonista se va en una profunda reflexión, sacada del más exótico encuentro con ácido tras soñar con un conejo radioactivo. Para mí fue demasiado caótico todo y no creo que vuelva a leerlo para digerirlo mejor, fueron demasiadas las conspiraciones y paranoias reunidas en un solo libro. Eso sí, si bien me parece que como novela es un caos, creo que la historia podría funcionar mejor en otro formato, tal vez en una animación, tal vez en un cómic, pues las descripciones tanto de los lugares como de los exóticos personajes que aparecen son bastante ilustrativas y llamativas.

Hamellion. Pablo Rumel Espinoza. Contracorriente Ediciones, 2016. 194 páginas.

 

¿Te gustaría leer este libro?
 
¡Los amigos de Contracorriente Ediciones invitan! Solo déjanos un comentario y ya estarás participando por un ejemplar. El sorteo lo haremos el martes 11 de julio de 2017. El ganador será publicado en esta página, por lo que es responsabilidad de cada persona estar atento a la fecha del sorteo y publicación del resultado.