Crítica Literaria: La Vida Eterna de Phineas Gage


El libro nos plantea si es posible morir mucho antes que el propio cuerpo, porque Phineas Gage, a quien un fierro le atravesó la cabeza y arrancó un pedazo del cerebro, es un muerto en vida; nunca se recuperó completamente, su comportamiento pasó a ser hostil, nadie lo volvió a mirar ni a tratar como una persona, sino más bien como un fenómeno.


Phineas_small-01

.

Por Diego Ramírez. Bibliotecario en la Biblioteca Libre



El 13 de septiembre de 1848 sucedió uno de los eventos más notables de la historia médica. En el noreste de Estados Unidos, en un oscuro pueblo campestre (Cavendish, Vermont), un fierro perforó la cabeza de Phineas Gage, trabajador ferroviario. La barra entró por debajo de su pómulo izquierdo y salió por la parte superior y anterior de su cabeza. En el camino, sacó su globo ocular izquierdo de su órbita, desplazándolo levemente hacia adelante y se llevó una parte del lóbulo frontal del cerebro. Su caso es ampliamente conocido porque el accidentado Phineas “milagrosamente” sobrevivió y a los 2 meses fue dado de alto. El problema fue que después del infortunio, su personalidad había cambiado por completo. Como algunos dijeron “Gage ya no era Gage”.

164 años después del asombroso accidente, Francisco Aravena, periodista chileno, es el encargado de reavivar el mito y transformarlo en la novela La Vida Eterna de Phineas Gage. Ocupando el hecho de que, sorprendentemente, Phineas Gage estuvo en Chile, el autor hábilmente conecta esta historia con el surgimiento de la medicina chilena, principalmente utilizando la figura del doctor Manuel Antonio Carmona, quien destacó en la época por su contribución a la naciente neuropsiquiatría chilena, resolviendo el misterio de Carmen Marín, la Endemoniada de Santiago.

Con una narrativa ágil, aunque complementada con innumerables datos históricos y una exhaustiva investigación (en entrevistas el autor revela que le tomó más de 12 años concluir el libro), la trama gira en torno a las preguntas que obsesionan al hombre: ¿Qué nos diferencia de los animales? ¿Es tan cierto el pienso, luego existo? ¿Cómo funciona el cerebro?; y la pasión de Phineas Gage luego del accidente, hasta el (no tan) fortuito encuentro con el doctor Carmona. Es aquí donde la rigurosidad para la construcción del relato original pasa a la ficción, tratando de interpretar las obsesiones del doctor con las penurias de su no-paciente.

El autor juega mucho con los saltos temporales. Valiéndose de la figura de un narrador muy parecido a él que se fascina con este personaje, sigue la ruta de Phineas Gage por Valparaíso y Santiago, tratando de reconstruir su vida y entender en quién se transformó Gage, o mejor, en quién lo transformaron. Por otra parte, Carmona va construyendo su historia a la par de un desordenado Chile, abriéndose paso entre charlatanes y derribando mitos típicos de pueblo chico.

El libro nos plantea si es posible morir mucho antes que el propio cuerpo, porque Phineas Gage es un muerto en vida; nunca se recuperó completamente, su comportamiento pasó a ser hostil y su cerebro destrozado por una barra de hierro a través de su cabeza lo transformó en un maravilloso caso y nadie lo volvió a mirar ni a tratar como una persona, sino más bien como un fenómeno. En definitiva, perdió su humanidad. Y es ahí que el autor conecta, diestramente, con uno de los descubrimientos más importantes de la neurociencia: las emociones tienen un rol crítico para asegurar nuestra supervivencia y en permitirnos pensar.

En definitiva, una historia bastante entretenida, bien escrita y documentada, que nos hace cuestionar aún más aquello que no acabamos de entender: el sentido y la razón.


¿Te gustaría leer este libro?
 
¡Los amigos de Ediciones B invitan! Solo déjanos un comentario y ya estarás participando por un ejemplar. El sorteo lo haremos el domingo 3 de enero. El ganador será publicado en esta página, por lo que es responsabilidad de cada persona estar atento a la fecha del sorteo y publicación del resultado.
 



Phineas_Gage