Reseña Literaria: Lulú en vacaciones



Llegó una nueva aventura de Lulú, quien pasó un año muy ajetreado como presidenta de curso, enfrentando desafíos en su carrera presidencial, luego en las completadas y actividades con sus compañeros, en el paseo de curso, y ahora por fin lista para descansar junto a su familia en El Quisco.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, y Lulú debe enfrentar uno de los grandes retos del crecimiento personal: la autocrítica y su respectiva adecuación a las normas sociales. Porque, como la gran mayoría de los niños de su edad, en esta llamada Generación T o táctil, asociada a su relación con las pantallas táctiles, pasa el día entero pegada al celular, compartiendo historias de Instagram o revisando lo que han compartido sus amiges. Pero esto implica pasar a llevar la privacidad de los demás, ignorarlos en actividades conjuntas y desatenderles en momentos de necesidad.

Una vez que Lulú logra disipar su ansiedad por participar en sus redes sociales, comienza a pasarlo mejor y a conectarse con su realidad circundante, que aunque implique apenas un par de días en la playa, es un carrusel de emociones como la frustración ante la imposibilidad de comer pescado frito o un pequeño accidente con una medusa. Siempre cercana al público chileno, Lulú presenta un lenguaje coloquial, fresco y actualizado, como el pequeño guiño que hace su hermano Max en el mensaje de su polera en la ilustración de portada, que pone “No, mom, I can’t pause Fortnite”, o la mención de las palmeritas, trenzas y tatuajes temporales, típicos productos y servicios de las costas del litoral central.

Con esta ya suman cuatro las entregas en torno a Lulú, a saber y en orden de publicación:

1) Lulú quiere ser presidenta, donde Lulú detenta sus aptitudes de liderazgo y tiene un enfoque en empoderar a las niñas, a buscar su voz y sacarla hacia afuera, en un mundo donde somos la mitad pero nuestra representación ha sido siempre menor y más bien acallada.
2) Lulú dice basta, una novela sobre el bullying, donde Lulú se hace cargo, como presidenta de curso y también como amiga, de enfrentar los episodios de burlas y humillaciones que están ocurriendo a su alrededor.
3) Lulú va al paseo de curso, donde Lulú descubre las incomodidades en torno al cuerpo como objeto de crítica, pasando por un proceso de autoaceptación y reconciliación con el propio cuerpo.
4) Lulú en vacaciones, que compartimos en esta reseña.

Como en todos los anteriores, el dúo de June García y Josefa Araos se unen para escribir esta novela ilustrada por Natichuleta, las tres feministas trabajando en conjunto en este proyecto que busca visibilizar las vicisitudes y aventuras de una niña pequeña pero en constante crecimiento, con una personalidad que ya habría querido tener a su edad, consciente, empática y muy, muy entusiasta. Llama la atención el ambiente de apoyo y manifiesta admiración mutua en su entorno familiar, generando una atmósfera de paz y lugar seguro, algo que puede aportar una verdadero alivio ficcional para un lector abrumado y también puede dar voces de alarma a lectores con otros realidades hogareñas, algunas más conflictivas o abusivas.

Lulú en vacaciones. Josefa Araos y June García. Alfaguara Infantil, enero 2020. 92 páginas.


Lulu%cc%81_en_vacaciones-small

.

Por Camila Bañarez. Inspiradora de lectores en la Biblioteca Libre.